lunes, 22 de diciembre de 2008

Sobre la lactancia materna

El otro día leí un artículo que hablaba de la política de las autoridades sanitarias americanas para estimular la lactancia materna, que había incrementado considerablemente el porcentaje de niños que reciben este tipo de alimentación. Tenemos mucho que aprender en este aspecto, ya que en este país todavía no hay una política coordinada al respecto y cada hospital lo hace de distinta manera, y no todos bien.

Os pongo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre lactancia materna, que lógicamente están basados en evidencia científica, y son aceptados por la gran mayoría de la comunidad médica:

  1. La lactancia materna debe ser exclusiva hasta los seis meses del niño y ser complementada hasta los dos años de edad
  2. Debe comenzarse en la primera hora de vida del niño
  3. Debe ser a demanda, es decir, siempre que el niño lo solicite
  4. No se deben usar chupetes ni biberones, al menos hasta que se haya establecido correctamente la lactancia materna

Analizando estas cuatro sencillas recomendaciones, me vienen a la mente situaciones que he vivido con mi hijo que chocan frontalmente con ellas:

  1. El nido: cuando te proponen que el niño duerma en el nido, estamos dejando que el niño sea alimentado con biberón
  2. Chupete: las enfermeras nos miraron fatal cuando les dijimos que no lo habíamos traído
  3. Es bastante común que se lleven al niño nada más nacer para hacerle pruebas, en lugar de dárselo a la madre. Hay bastantes estudios que demuestran que los niños que tienen contacto con su madre (piel con piel) durante la primera hora, tienen más probabilidades de cogerse bien al pecho. El tiempo medio de lactancia de estos niños es superior en muchos meses a los que no lo hacen.
  4. Muchas madres dejan de dar el pecho cuando vuelven a trabajar. Es muy común que los pediatras estimulen esta práctica, cuando no es complicado continuar con la lactancia a pesar del tiempo que no se está con el niño. La madre se adapta rápidamente a la menor demanda, y aparte de los incómodos parches para no manchar la ropa con la leche que se ponen al principio, no es nada difícil.
  5. Hay un mito relativo a las cesáreas: resulta que no se pone a los niños a mamar porque la leche no ha subido. En realidad es una tontería, porque la madre ya dispone del calostro desde el segundo trimestre del embarazo, y la leche no subirá hasta dos o tres días después del parto. Es cierto que en los casos de cesárea no se inicia el proceso para la bajada de la leche por no haber pasado por el parto, pero la succión del niño desencadena este proceso. El no poner al niño hasta un tiempo después del nacimiento hace más difícil que se consiga la lactancia materna.
  6. Otro mito muy extendido es el de las tres horas. Hay que despertar al niño para darle de comer. Somos mamíferos, y el resto de los mamíferos no despiertan a sus crías para darles de mamar.

¿Qué beneficios tiene la lactancia materna para el niño?
La leche materna es el alimento óptimo para los recién nacidos y los niños no tan recientes. Transmite al niño los anticuerpos de la madre, por lo que le protege de las enfermedades más comunes, como la diarrea y neumonía, que son las principales causas de mortandad infantil en el mundo.

Hay evidencia científica que demuestra que los adultos que fueron amamantados cuando eran bebés suelen tener menor presión sanguínea y menor nivel de colesterol, menores tasas de obesidad y menos posibilidades de tener diabetes. Además obtienen mejores resultados en los tests de inteligencia.

¿Qué beneficios tiene para la madre?
Esta práctica, cuando se realiza de manera exclusiva, provoca una falta de menstruación, que es un método natural de control de natalidad. ¡No os fiéis!, porque yo estoy esperando otro... Que no es que no lo buscara, claro. Reduce el riesgo de cáncer de mama y ovario y ayuda a perder el peso cogido en el embarazo.

Y no me enrollo más, sólo un enlace interesante, de la web del hospital Marina alta de Denia, donde podéis consultar si podéis tomar un medicamento mientras estáis dando de mamar a vuestro niño.

Siendo este un tema muy polémico, espero vuestros comentarios.

Artículos Relacionados



3 Comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,
me parece muy interesante tu artículo y tengo algunas cosas que comentar y añadir. Yo he dado de mamar a mi hijo hasta los casi 18 meses y lo deje muy a pesar mío cuando me quedé embarazada (lo deje a los 4 meses de gestación) por varias razones la principal porque no me veía capaz de mantener la lantancia de los dos bebes y porque el dolor que me producia el darle de mamar era algo insoportable. Los médicos que consulte todos me recomendaban que no le diera de mamar durante el embarazo porque era perjudicial apesar de ser un embarazo normal y que la asociación de pediatría española no pone ningún impedimento en un embarazo normal. Mi experiencia de la lactancia ha sido en general muy bonita el mayor problema que he encontrado es el poco apoyo de la sociedad, la gente te cuestiona que des el pecho a un bebe con tanto tiempo, se sorprenden porque siga teniendo leche, y creen que a partir de una edad esa leche ya no le alimenta, consideran que es solo mimo y que le malcrias, lo ven como anti-natural y en alguna ocasión he tenido que dar el pecho a escondidas. Creo que una de las cosas más bonitas de la lactancia es poder sentir a tu bebe piel con piel, ver lo contento que se pone y saber que es el alimento que mejor le hace. Este rechazo lo ves hasta del personal sanitario, muchas veces he tenido que ocultarles que seguía dando el pecho y en alguna ocasión me han mandado que le diera biberones de agua para que no pidiera tanto pecho. Me decían que el niño no tomaba leche que sólo era mimo y ahora que le doy biberones veo que toma una barbaridad de leche. Mi bebe nació en un percentil 90 y a los 4 meses mi pediatra me mandó que empezara a meterle verduras y al mes siguiente cereales, el niño bajó a un percentil 50 y de ahí hasta el 25 en el que se ha mantenido y, no se si me equivoco, pero yo lo achaco todo al haber sustituido el pecho por las papillas antes de tiempo. Por otro lado, el tema de que la lactancia adelgaza, desde mi punto de vista, creo que es un poco engañoso, yo hasta los 14 meses no adelgacé nada es más creo que engorde porque al principio te da mucho hambre y además piensas que te tienes que alimentar bien y no debes controlar qué comes(siempre que sea cosas sanas) y a partir de los 14 meses consideré que el bebe tenía una alimentación completa con la mezcla de la alimentación complementaria y la lactancia y que podría controlar un poco mi alimentación entonces hice un mínimo régimen controlando un poco el pan y esas cosas y entonces en estas circunstancias baje peso muy rápidamente y sin ningún esfuerzo, yo consideré que era debido a la lactancia.
Un saludo

Javier Abreu dijo...

Hola,

Aquí te dejo un enlace que he leído hoy

http://www.bebesymas.com/2008/12/13-uno-de-estos-bombones-fue-envuelto-en-un-bano-publico-cual-comerias

Anónimo dijo...

Hola soy madre de tres hijos, la tercera tiene tres meses y medio,la doY lactancia materna exclusiva ,como en los anteriores ,he dado lactancia a demanda y hasta que ellos la han dejado de demandar aproximadamente a los trece meses de edad,en los tres casos y especialmente en este ultimo he tenido la menstruacion al poco tiempo de dar a luz